La Historia de Supergirl: Parte 3

La Historia de Supergirl: Parte 3

Tal y como fue mencionado en el número anterior de esta serie de notas, Linda Danvers (la supergirl de los 90 que nada tenía que ver con Superman) se había encontrado finalmente a Kara Zor-El (la verdadera Supergirl que se creía eliminada de la continuidad desde mediados de los 80’s) en una nave proveniente de Krypton; para su sorpresa y la de todos, el personaje conocido como Spectre (una suerte de angel de la venganza que trabaja directamente para lo mas cercano que hay al Dios abrahámico dentro de este universo) intervino para informar que en realidad Kara provenía de la era pre-crisis-en-tierras-infinitas y que había sido sacada de su tiempo y dimensión por un villano con el fin de desestabilizar la realidad; por lo tanto, debería ser devuelta a donde pertenecía. Sabiendo que su destino era la muerte, Linda se propone a intercambiar lugares con Kara, para que ella pueda vivir en esta realidad.

Allí Linda resulta incapaz de mantener su fachada ante la astucia de Superman y esta confiesa la verdad; sucedido esto, él admite que siempre estuvo enamorada de ella (tema que ya había sido tratado en la Silver Age en un número de Action Comics de 1962). Juntos comienzan una familia y tienen una hija llamada Ariella Kent (R’E’L como nombre kryptoniano), pero Spectre intercede nuevamente para deshacer la influencia de Linda en la línea temporal y forzar a Kara a ocupar su lugar, deshaciendo todos los cambios que la primera había realizado por excepción de la hija que tuvo con Superman, la cual fue aceptada dentro de la continuidad post-crisis y con sólo seis años de edad se dedicó a viajar al siglo 856, donde se convirtió en la Supergirl que ya habíamos visto en la saga One Million. Resuelto este asunto, con Kara nuevamente eliminada de la continuidad, Linda quedaría devastada debido a la vida que había perdido y a la hija que no volvería a ver, de modo que su serie se cierra y ella desaparece casi por completo de las historietas, siendo mencionada en pocas ocasiones y teniendo apariciones muy esporádicas y pausadas, como si fuera un recuerdo vergonzoso para la editorial.

 

Un año mas tarde debuta en Superman/Batman #8 la verdadera Supergirl: Kara Zor-El, nativa del planeta Krypton y prima biológica de Superman, funciona como el último clavo en la tumba de la consistencia en la continuidad del personaje (recordemos que había sido eliminada de la realidad y pocos años después, dentro de esta linea de tiempo, había aparecido como fantasma). Este personaje llegaría a la Tierra ya como una adolescente madura, en contraparte a sus encarnaciones anteriores donde llegaba siendo poco mas que una niña y con el paso del tiempo alcanzaba la juventud; hablaría kryptoniano desde el momento de su llegada y sería incapaz de comunicarse con los hombres que la descubrieron: sin vías para la mediación, recurrió a la violencia como único medio para sobrevivir hasta que finalmente fue capturada por Superman y Batman, quienes la llevarían a la Fortaleza de La Soledad y examinarían su ADN para descubrir su identidad. Tras esto, sería llevada a Themyscira para ser entrenada por las Amazonas, donde sería secuestrada por Darkseid -evento en el cual fallece Harbringer, uno de los personajes mas importantes de Crisis En Tierras Infinitas-, quien la lleva a su planeta Apokalips para lavarle el cerebro y convertirla en un gladiadora sin piedad. El trío de superheroes de Batman, Superman y Wonder Woman consiguen enfrentarse a los peligros del planeta infernal para devolverla a la Tierra, mas concretamente al campo de la familia Kent. Clark y Kara serían interceptados por Darkseid, quien atacaría a la jóven y le haría creer a Superman que ella habría muerto; lo cual desembocó en la paliza mas grande que el villano jamás haya recibido, siendo arrastrado por el kryptoniano por todo el sistema solar y finalmente enterrado en el Source Wall, la estructura que separa al universo de la energía de la creación, sitio que es considerado la tumba de muchos dioses (quienes aún vivos, se encuentran estáticos). Finalmente Superman regresa para descubrir que su prima sigue con vida, procede a presentarla en sociedad y a hacerle valer de un traje y un nombre relacionados al suyo, con lo cual ella no se siente cómoda en absoluto debido a las acciones que perpetró bajo el control de Darkseid; sumado al hecho de que -seamos francos-, la capa de Superman le queda grande a cualquier novato.

A continuación se iniciaría una nueva serie regular de Supergirl, en la cual podremos observar sus intentos para adaptarse a su nueva vida, redescubrirse y aceptar su rol como prima del héroe mas grande del planeta, teniendo numerosos accidentes en el proceso (como descubrir que el contacto con Power Girl anulaba los poderes de ambas o verse incómoda ante la actitud sobreprotectora de Clark). Esta serie de eventos se ven interrumpidos por la intromisión de Lex Luthor empleando la kryptonita negra para corromperla, pero consiguiendo de forma inexplicable que ella se separe en dos; su contraparte maligna, en un giro muy poco creativo, vestiría de negro y tendría delirios de pureza racial. Por fortuna este personaje duraría muy poco, siendo fusionada con su equivalente benigna de una forma incluso tan inexplicable como su propia creación: fue acorralada por el anillo de kryptonita de Batman y atada por el Laso de La Verdad de Wonder Woman.

 

Luego de estos traspies, Supergirl tomaría parte de dos aventuras en simultaneo: una en la que adquiere la identidad de Flamebird dentro de Kandor, en conjunto a Power Girl -quien se hace llamar Nightwing– quienes funcionan como las heroinas de la ciudad y luchan contra un tiránico Ultraman; mientras que por otro lado, sería abducida por un rayo Zeta (el mismo tipo de energía que usualmente transporta a Adam Strange desde la Tierra al planeta Rahn y viceversa) y llevada al siglo XXXI, donde formaría parte de la Legión de Superheores hasta que finalmetne tendría a sus memorias borradas y sería reenviada a su época. Ambas historias tienen poca o ninguna relevancia, pero funcionan para justificar la casi completa ausencia de la heroína durante la Crisis Infinita.  Finalmente sería reintroducida en el contexto general del universo DC para lamentar la muerte de Superboy -uno de los eventos claves de la nueva crisis- y vender un aparato kryptoniano a Batman por el precio de un millón de dolares para comprarse un departamento y tratar de vivir una vida bajo el nombre de Claire Connors, lo cual duraría menos de dos semanas debido a su incapacidad para tolerar el trato y las costumbres de los jóvenes terricolas.

También intentaría unirse al grupo de los Outsiders, pero estos la verían con demasiada desconfianza y en combinación con la irritabilidad de la kriptoniana se darían numerosos eventos que harían a su estancia en el grupo bastante accidentada. Poco antes de esto, tendría un intento de relación con Captain Boomerang II, al cual colocaría en la friendzone casi de inmediato y le ocultaría su primer beso con el verdadero Nightwing (Dick Grayson) y su posterior relación con Power Boy (un nativo de Apokalips convertido en héroe), quien resultaría ser una suerte de fanático obsesivo de la heroína que acabó secuestrándola y jurando encontrarla cuando esta se liberó. Durante su relación con este personaje, también demostró interés (es difícil saber si sexual, romántico o ambas) en el linterna verde Hal Jordan. Posteriormente su vida amorosa pasaría a segundo plano, enfrentándose a los fantasmas materializados de su pasado en un principio, luego uniendose a Wonder Girl (su amistad mas recurrente desde la muerte de Superboy) y las amazonas en diversos combates, siendo visitada por legionarios del siglo XXXI a los comenzaría a recordar a partir de este punto y desarrollaría una enemista con el villlano Reactron.

 

 

“Tranquilo Hal, tenés comida en la heladera que tiene mas años que ella.”

 

 

No fue hasta el 2008 que, en el arco argumental The Way of The World, Kara se enfrentaría a problemas mas humanos jurando que evitaría la muerte de un niño con una enfemedad degenerativa, convirtiendo aquella declaración en un fenómeno mediático que llamaría la atención de heroes como de civiles. Tras fracasar, su imagen pública iría en decadencia hasta el punto que la periodista Cat Grant publicaría un artículo en el cual explicaría por qué el mundo no necesita a Supergirl. Esto la llevó a adoptar una nueva identidad secreta, ahora como prima de Lana Lang y ocupando el nombre de Linda Lang. Mas tarde participaría de los macroeventos de DC comics ocupando papeles secundarios que darían poca o ninguna relevancia al desarrollo del personaje, hasta que finalmente Superman conseguiría devolver a Kandor a su tamaño normal y posicionaría a la antes ciudad-en-la-botella sobre el círculo ártico, donde Kara descubriría que sus padres y toda la ciudad de Argo se encontraban también allí. Sin embargo, el gobierno de USA no estaría cómodo con la presencia de mas de 200.000 nuevos superhombres en el planeta y un pequeño grupo creado por el General Lane (padre de Lois Lane, con un cargo importante en el órgano militar de Estados Unidos) y conformado por Lex Luthor, Metallo y el ya reconocido Reactron (entre otros) atacaría a Nueva Krypton empleando kryptonita dorada para matar a la mayor cantidad de ciudadanos que puedan, provocándolos a una retaliacíón que terminó por influenciar la orden de elevar a la ciudad entera hacia los cielos -literalmente- usando tecnología alienigena y finalmente sacarla de la órbita de la Tierra; a consecuencia de este conflicto, el padre de Kara encontraría la muerte y se prohibiría a todo kryptoniano que no fuese Superman a poner un pie en la Tierra, lo cual incluía a Supergirl.

 

Por presión de su madre, ella volvería al planeta para buscar a Reactron y llevarlo ante la justicia por la muerte su padre. Supergirl formaría un equipo junto a otros heroes de origen kryptoniano, los llamados Nightwing (ahora Chris Kent, hijo biológico de Zod y adoptivo de Clark y Lois) y Flamebird (una jóven llamada Thara Ak-Var). Esta asociación conseguiría arrastrar al villano ser enjuiciado en el nuevo planeta, pero la furia de los kriptonianos provocaría un motín que acabaría, en teoría, con la vida de él. Sin embargo, todo esto sería una tramoya de parte de Allura -madre de Kara- para fingir la muerte de Reactron y torturarlo a cambio de información. Durante el evento de Blackest Night, mientras Supergirl y su madre conmemoraban el aniversario de la muerte de Zor-El, este volvería de la tumba como Black Lantern para ser rápidamente exterminado sin cobrar victimas, pero para prevenir que un suceso así se repita, Nueva Krypton fue sitiada para que nadie mas pueda entrar o salir.

 

Luego de esto, Braniac atacaría Nueva Krypton en conjunto con un robot que impersonaría a Luthor y que podría verse relacionado con el General Lane; tras ser detenido por los kryptonianos con la ayuda de la Legión de Superheroes del siglo XXXI -donde Braniac 5 confesaría su amor por la heroína, tal y como ocurrió en la versión de ambos de la Silver Age-, el general Zod pasaría a tomar control del planeta y a declarar una guerra contra la Tierra. Kara descubre a su madre torturando a Reactron y se muestra ampliamente disgustada por eso, aunque ella se encargaría de sellarla en una cámara a prueba de explosiones al descubrir que el prisionero estaba preparado para detonarse. Esta explosión provoca la destrucción total de Nueva Krypton, de la cual sólo Zod, unos cuantos miembros de las fuerzas militares del planeta y la propia Kara llegarían a sobrevivir. La pérdida de su gente y de su madre llevaría a Supergirl a arrojarse contra la Tierra con ansias de guerra, apoyando a los soldados de Zod, sólo para ser detenida psicologicamente por Superman quien se encargaría de sermonearla hasta que detuviera su impetu asesino y se reconociera culpable de dicha destrucción en plena crisis emocional.

A continuación, el comandante Lane ejecuta la fase final de su plan contra los kryptonianos y utiliza residuos del sol muerto de Rao (el original del sistema sola de Krypton) para convertir al de la Tierra en uno rojo, provocando que estos pierdan sus poderes, la mayor parte en espacio abierto; Flamebird se sacrifica a si misma para eliminar los residuos y ser devorada por el sol, pero la mayor parte de los soldados de Zod ya habían muerto debido al hecho de haber quedado varados en el espacio. Supergirl finalmente confronta a Lane dispuesta a llevarlo ante la justicia para que enfrente a sus crímenes contra la humanidad, pero él le responde con el suicidio. Superman se encargaría de arrastrar al resto de los sobrevivientes a la Zona Fantasma, incluyendo de forma accidental a Chris Kent (Nightwing) y a Mon-El (miembro la Legión y amigo de Supergirl). La heroína, aún sintiéndose culpable por estos eventos, se atormentaría a sí misma y sufriría de numerosas pesadillas hasta que un viaje a Mundo Bizarro provocado por un encuentro con su contraparte dentro del mismo y su posterior regreso al siglo XXXI, donde demostraría corresponder a Braniac 5, finalmente la distraerían de aquel crudo pasado.

Debido a su estrecha relación con Lana Lang también comenzaría a tener mas contacto con Cat Grant, quien antes se había dedicado a difamarla, la cual había tenido un severo cambio de personalidad tras perder a su hijo en manos de Toyman, siendo secuestrada por el , también devenido en villano y con el mote de Dollmaker, sólo para ser rescatada por Supergirl. Posteriormente enfrentaría eventos mucho mas superfluos a los antes explicados, como una lucha contra numerosos Doomsday -lo cual devino en la formación de Supermen of America– o contra experimentos realizados por CADMUS.

Durante el evento de Convergence, donde se explorarían los universos alternativos olvidados, ella pasaría a ocupar el lugar de Superman en la Liga de la Justicia en conjunto con Dick Grayson (ahora con el manto de Batman) y Donna Troy (entre otros). A diferencia de otros personajes, no tuvo un final en la continuidad anterior a New-52 ni tampoco un rol muy relevante durante el evento de Flashpoint -el cual reseteaba el universo de DC para convertirlo en algo completamente distópico-, ocupando el papel de una de las muchas amazonas que conformaban al grupo de las Furias. Habiendo acabado este y dando paso a New 52, nos abrimos a la era moderna de este curioso personaje.

 
Kevin Lippolis

Nacido en 1990 y nativo del oscuro barrio de Lanús. Técnico informático, escritor publicado, diseñador de juegos de rol, desarrollador de juegos de mesa, aficionado a los comics, administrador fundado de Protorol y amargado en términos generales. No le pregunten por videos bizarros o ‘cringe’, que tiene muchos.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

A %d blogueros les gusta esto: