La Historia de Supergirl: Parte 4

La Historia de Supergirl: Parte 4

Llegado el retcon de New-52 en 2012, Kara llegaría a tener un origen idéntico a todos los anteriormente mencionados: fue enviada por sus padres para proteger a su primo, quien apenas era un bebé, pero debido a un accidente llega mucho mas tarde a la Tierra y se lo encuentra convertido en un adulto. Las variaciones mas destacables están en su aspecto, que ya deja de ser una joven delicada y de caballo largo para ser una mujer fornida de pelo corto, mucho mas similar a Power Girl que a la versión tradicional de sí misma. Otro dato a destacar es que Silver Banshee, quien antes fue su enemiga, en esta encarnación sería una compañera contra el crimen. Otro detalle a destacar es la introducción de los Worldkillers, infantes forzados a ser conejillos de indias en experimentos dentro Krypton para desarrollar poderes sobrehumanos, siendo tanto el proceso como el resultado idénticos a lo que es Doomsday; estos seres jugarían el rol de los nuevos villanos de la heroína durante la serie. También contaríamos con el Santuario de La Soledad, una versión submarina de la Fortaleza de La Soledad de Superman, pero exclusiva para su prima. Al igual que en su versión anterior, tardaría mucho tiempo en adoptar una identidad civil y tampoco sería muy cuidadosa con ella, tendría a sus recuerdos borrados por un villano y sería manipulada para servir sus fines (esta vez Cyborg Superman ocupando el lugar que tuvo Darkseid en su encarnación anterior) y también pasaría de tener un interés amoroso que acabaría siendo prácticamente un villano (antes Power Boy, ahora un astronauta kryptoniano llamado H’ell) seguido por el propio Braniac 5, una constante en todas las versiones de la kriptoniana.

 

La historia de Supergirl continuaría con la muerte de su primo, tras lo cual juraría que llenaría de orgullo a su memoria; seguido de varios encuentros con Cyborg Superman, quien se rebelaría que se trató de su propio padre Zor-El, el cual recuperaría su memoria. Tras los eventos de Rebirth, Kara volvería a su especto tradicional de chica adolescente y delicada con pollera, comenzaría a participar en colaboración con el D.E.O. como ya lo había hecho en otras encarnaciones y mantendría una relación muy cercana a Cat Grant (mismo caso) y se vería en una relación complicada con CADMUS.. Cabe destacar que estas características, las cuales comenzaron a darse en el 2016, buscan crear similitud entre el comic y la serie de televisión, de la cual ya hablaremos mas adelante. En su arco introductorio, esta nueva Kara se encargaría de volver a luchar contra su padre quien, a pesar de haber recuperado la plenitud de su conciencia, ahora estaría obsesionado en reestablecer la cultura kriptoniana en una zona a base de generar cientos de muertes. Como es natural, Supergirl saldría victoriosa de este enfrentamiento y llevaría a su padre a ser reensamblado.

 

Por otra parte y dirigiéndonos un poco mas hacia el pasado, en octubre del 2015 se estrena la serie de Supergirl protagonizada por Melissa Benoist, originalmente de la cadena canadiense CBS y actualmente de The CW debido a que esta última absorvió a la primera. En ella podemos ver a una interpretación muy libre del personaje, donde vemos repetido su clásico origen de la niña enviada a la Tierra para proteger a su primo, pero siendo bastante menos que una preadolescente que, al llegar y descubrir que su pariente no es un bebé sino el héroe mas poderoso del planeta, pasa al cuidado de la familia Danvers, de los cuales toma el apellido de su identidad civil, aunque conserva su nombre nativo (llamándose así Kara Danvers, al igual que la supergirl post-Rebirth). A diferencia de todas sus versiones, con excepción de aquella que encarnó en la Silver Age, Kara mantendría a sus poderes en secreto hasta tener algo mas que 20 años, dedicándose casi por completo a su identidad humana dado que un mundo con Superman no necesita a nada parecido a una Supergirl. Tras un accidente de avión en el que se ve envuelta su hermana adoptiva, pasa a emplear sus poderes y comenzar su carrera como heroína, secreto que comparte con su hermana, su mejor amigo del trabajo y Jimmy Olsen, quien ya lo sabría de antemano debido a su conexión con Superman.

En términos narrativos y elementos estéticos, la serie es muy cercana a las versiones de la Golden Age y la Silver Age del personaje, enfocándose mas en las relaciones de las personas, en el humor y en la inocencia que en la complejidad de la trama, la cual pasa de varios monster of the week a conformar una metatrama bastante sólida en detalles pequeños y en idea principal, pero que hace agua en detalles grandes; por ejemplo, un personaje antagónico de suma importancia desaparece por completo entre el final de la primera trama y el inicio de la segunda, sin morir ni ser derrotado en el proceso, para luego no volver a ser mencionado en ningún momento. También cuenta con algunos elementos de New 52, como la ya mencionada integración de la protagonista en el D.E.O. (Departamento de Operaciones Extranormales) haciéndola funcionar mas como un agente gubernamental obligada a trabajar con humanos (principalmente soldados dispuestos a matar) que como un superheroe independiente.

Otra cuestión a destacar es el evidente tono de liberal de izquierda norteamericano, con una pronunciada presencia de personajes femeninos y afroamericanos, pero una completa omisión del resto de las minorías (no hay presencia de ningún personaje asiático o latino hasta mediados de la segunda temporada). La propia Kara Danvers expresa muchas veces actitudes asociables al feminismo de la cuarta ola -o post feminismo, como lo denominan algunos de sus detractores-. Este último detalle parece impuesto como un defecto mas que como una característica con la cual sus consumidores puedan identificarse, dado que es puesta en contraste con la filosofía de la directora y fundadora de la empresa que funge como imperio mediático de National City: Cat Grant (de quien Kara es la asistente personal). La señora Grant es retratada como una mujer de negocios fuerte e independiente, obsesiva con la belleza y su aspecto personal, sumamente caprichosa pero indudablemente inteligente, habiendo triunfado en una época donde las diferencias sociales entre los géneros eran considerablemente mas brutales que hoy en día. Casi como si se tratara de una coreografía, cada episodio plantea un contraste entre el feminismo millennial de Kara con el de la Generación X de Cat, beneficiando siempre a la postura de la segunda.

Por demás, cuenta con personajes considerados “insoportables” de forma casi unánime por los fanáticos, tanto como lo es el personaje de Felicity en el universo de Arrow, siendo estos Lucy Lane y Jimmy Olsen. La primera está simple y objetivamente mal escrita, con muchas inconsistencias en su personalidad sin implicaciones de que sea mentalmente inestable o sufra algún tipo de patología que la lleve a comportarse de forma errática y abusiva, aunque la interpretación de la actriz Jena Dewan no parece rescatar estos defectos con su interpretación. Mas grave es el caso de Jimmy Olsen, quien resulta ser groseramente diferente a su versión en los comics, permitiendo que nos cueste creer que a un hombre afroamericano de casi un metro noventa, con voz grave y un cuerpo fornido haya sido llamado “Jimmy” de un modo que no fuera irónico; pero mas allá de las libertades en su adaptación, es un humano común y corriente que frecuentemente salta el tiburón, aplica técnicas o conocimientos que nunca fueron mencionados con anterioridad y en los que resultó haber sido un experto todo el tiempo. Por otro lado, tanto el personaje de Cat Grant, como el de Winn Schott (compañero civil de Supergirl que es un genio con las computadoras) brillan en su humanidad y tridimensionalidad, contando con actitudes creíbles que aportan positivamente a la trama, excelentes lineas de dialogo e historias que, sin necesidad de ser impresionantes o sobrenaturales, resultan ser mucho mas interesantes que el promedio. Mientras tanto, en la segunda temporada Tyler Hoechlin demuestra ser no sólo un Superman perfecto, sino también un Clark Kent espectacular, siendo probablemente la mejor caracterización del personaje que se haya visto en años; también en este periodo se introduce a Snapper Carr, quien lejos de ser el jóven obrero de buen corazón que se vió en los comics, es ahora un hombre calvo de mediana edad que trabaja como editor en Cat Co., pero que cuenta con excelente caracterización y diálogos, por muy secundario que sea su papel.

Por demás, puede decirse que es una serie de la que es muy fácil enamorarse, debido a que tiene el valor de no tomarse demasiado en serio a sí misma y presentarse como un producto de consumo familiar en una época en la cual es casi imposible prender la televisión sin que haya un bombardeo de implicaciones sexuales o violencia explicita. Al mismo tiempo, no deja de regalar guiños al comic (sobre todo a su época de la Silver Age) que pasan desapercibidos y sin molestar para aquellos que los desconozcan debido a las libertades creativas con las que son aceitados. De momento cuenta con sólamente tres crossovers, siendo el primero The Flash en una historia autoconclusiva bastante sólida, el segundo con toda la gama de series superheroicas de la cadena CW, en la cual Kara tuvo una participación bastante pobre e impersonal; mientras que el tercero contó con la aparición antagónica de Music Meister, un personaje que aún no cuenta con apariciones en los comics y que debutó en la serie animada de Batman: The Brave And The Bold interpretado por Neil Patrick Harris, quien se prestó para cantar las canciones de aquel episodio musical. Lamentablemente, no fue él quien interpretó al villano, sino por el músico y actor Darren Criss que ya había aparecido antes en Glee interpretando a Blaine Anderson, además de su carrera en diversos musicales de teatro. Dicho capitulo tragicamente no estuvo a la altura de la primera aprición del personaje, contó con una terrible adaptación del mismo (con su nombre mencionado de manera forzada, una vez en todo el episodio) y con una trama que se pudo dar el lujo de no tener sentido desde el principio y sin embargo, perderlo aún mas a medida que el capitulo avanzaba. Al igual que ya había pasado un par de capítulos antes con Mr Mxyzptlk en Smallville, Lois & Clark y la propia serie de Supergirl, que pasó de ser un duende mágico de la quinta dimensión a un galán picarezco, Music Meister habría dejado de ser un villano capaz de manipular las mentes de los otros con música, para convertirse en un ser de origen desconocido, prácticamente omnipotente hasta donde se lo sabe, que nada tiene que ver con la música (el capitulo es un musical a consecuencia de ser Barry y Kara fanáticos de los musicales) y que aparentemente su función es la de dar lecciones e infundir moralejas para después desaparecer sin dar mas explicaciones.

A grandes rasgos, podemos decir que la segunda temporada adquiere los peores defectos de la familia de series que acaba de adoptarla, pero aún arrastra los suyos propios de su cadena independiente. En sí misma no es una mala serie, pero debe destacarse que sus primeros capitulos resultan mucho mas ricos y entrenidos que el poochi que intentaron hacer con la segunda.

En otros medios, el personaje fue eje de muchos comentarios gracias a su presencia en el videojuego Injustice 2, donde originalmente se la podía ver con un aspecto muy parecido a su versión de New-52 con un traje muy cerrado e incluso una quijada prominente, que rápidamente pasó a ser “corregido” por los desarrolladores para dar un estilo mas femenino. Si bien no se sabe mucho mas sobre su rol dentro de la trama del juego, ya está confirmado que Laura Bailey (reconocida actriz de voz) estará encargada de caracterizarla.

En resumidas cuentas, Supergirl es un personaje que ha pasado por etapas mucho mas estables que la gran mayoría de los superheroes de primera línea de DC, con intervalos experimentales muy breves y pocas variaciones en su personalidad y estética, sin llegar ni hereder el manto de ningún otro héroe (salvo por breves periodos) y que en repetidas ocasiones ha funcionado estrictamente como un modelo a seguir atrevido para las jóvenes lectoras, enfocada en la búsqueda personal, la cultivación intelectual y la independencia. Eternamente adolescente, ha representado que la inocencia, la curiosidad y la inteligencia pueden estar acompañadas de la fuerza y la integridad.

 
Kevin Lippolis

Nacido en 1990 y nativo del oscuro barrio de Lanús. Técnico informático, escritor publicado, diseñador de juegos de rol, desarrollador de juegos de mesa, aficionado a los comics, administrador fundado de Protorol y amargado en términos generales. No le pregunten por videos bizarros o ‘cringe’, que tiene muchos.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

A %d blogueros les gusta esto: