Historias Compartidas: Signature – 4

Por Guennadi Kochelev Literatura

Esta es una nueva categoría de donde entre varios amigos armamos una historia colectiva.

Semana a semana iré subiendo nuevas narrativas de diferentes personas que componen una misma historia.

Si tenés ganas de participar de esta historia enviá un mail a signature@geekout.com.ar

Bienvenidos a Signature.

GuenaJueves 22 de Agosto00:21Gente…Culpable y victima de su propia condición.Un sistema automatizado depende progresivamente menos de la intervención humana, necesitando la misma cuando ocurre algún fenómeno inesperado, ya sea interno (fallas de diseño, limite de capacidad, desgaste de materiales, etc) o externo (materia prima contaminada, problemas en el suministro eléctrico). Dado a que los circuitos de expansión, suministro y distribución dependen de agentes, estamos aún en una etapa de interdependencia que mantiene puestos de trabajo de distinta complejidad. Llevar la automatización a un nivel superior podría liberar parte de la población trabada en operaciones mecánicas... El monologo interno se interrumpió a la séptima cuadra del recorrido. La lluvia se calmó, y el frío sigue sin hacerse presente, pero hay algo más inmediato que llama la atención. En una oscuridad envolvente, empecé a notar un atisbo de contraluz provenientes del incendio que vi desde el puente. Pero aun no había suficiente luz para orientarme y encontrar un refugio seguro, lo cual sería conveniente.Hay, sin embargo, algo más. No se bien que es. Parado en el cordón de la vereda, miro a través de las tinieblas a los ojos de la noche, la cual tira un manto de escarcha sobre mis hombros. Un escalofrío corre desde mi nuca hasta los dedos de mis pies y manos. Tengo que avanzar, pero mis pies se niegan a dar el paso. Un miedo irracional y arrollador, cualquier sea su fin, toma el control. Podría salvarme la vida o hacerle el trabajo más fácil a un depredador.Reflexionando en lo anterior, opté por otro camino. Pude avanzar sin problemas a la derecha, comenzando a rodear el obstáculo.La situación se volvió a repetir. Avanzando una cuadra al sur y otra cuadra al oeste. Esta vez estaba prestando atención y los escalofríos vinieron a la par con algo que pude ver en el cruce que estaba evitando. Es difícil concebir una sombra sin una fuente de luz, pero fue precisamente lo que vi… una sombra meciéndose lentamente a lo lejos, en plena oscuridad, “Los ojos de la noche” seria un nombre apropiado. Una grieta del sueño que te arrastra a las pesadillas, una forma demoníaca y perversa de fuego negro que lamía el aire nocturno con sus diez mil lenguas, “Iluminando”, pero no con luz, sino con una proyección de miedo y terror desenfrenado. Su manto, aun sobre mis hombros, cobró vida, y empezó a ahogarme lentamente. Su peso se hizo notar y pronto mis pies empezaron a fallar…....tenía que salir de ahí… Juntando lo que me quedaba de fuerza y voluntad di un salto hacia atrás. corrí por la primer vía libre.Algunas cuadras más tarde, el efecto psicótico del terror aun mordía mi cuello, pero ya no sentía su peso. El corazón latía en tempo[1] frenético, pero tras unos minutos la compostura volvió y tuve un momento para reflexionar sobre lo ocurrido. Mientras retomaba la idea de encontrar luz y techo, avanzando lentamente por la oscuridad. Las alucinaciones sensoriales son habituales en estados de lucidez disminuida. Asistida por una falta de información sensorial coherente, la mente completa el espacio vacío con proyecciones propias. Esta es otra razón por la que somos criaturas del caso. En una situación así, lo último que necesitamos es pánico y estupidez humana. Teniendo el poder de controlar los instintos, deberíamos usarnos a nuestro favor, y no dejarnos regir por ellos...  
  1. tempo: (ita. “tiempo”) En terminología musical, hace referencia a la velocidad a la cual tiene que ejecutarse una pieza.