LEONEL MAGUET

Por Laura Muollo de Wittner Juegos de Mesa Notas Premiación Entrevistas Jurado

LEONEL MAGUET es un apasionado de los juegos desde chico.  Haciendo su camino, llegó al Instituto Yuguets y estudió la carrera de Ludotecario.   También se involucró como coordinador y participante en varios eventos de desarrollo de juegos, tanto de video como de mesa. Participó en concursos de emprendedurismo con la intención de encontrar una manera de poder publicar y crear juegos de manera rentable. Hoy en dia, desarrolla juegos en su tiempo libre, mientras que profesionalmente trata de guiar a otros en esta tarea  dando cursos en Yuguets y en la UTN.---¿Cómo te iniciaste en los juegos de mesa?Durante mi niñez y adolescencia solía jugar mucho y como vivía en un lugar donde eso no era habitual y en donde no había muchos juegos a disposición, me inventaba sistemas propios. En algún momento inventé un  juego de Dragon Ball y un “TCG” de Pokemon con figuritas y tarjetas troqueladas que venían para los álbumes de colección. ¿A qué te dedicás?Hoy en dia trabajo en el sector de diseño de Mercadolibre, doy clases sobre videojuegos y diseño de juegos de mesa en el Instituto Yuguets (Ludotecario) y estoy armando un curso de diseño de juegos con la gente de extensión universitaria de la UTN. Además tengo un emprendimiento con Nicolás Borromeo, se llama Ucumari. Básicamente tratamos de hacer juegos comerciales, pero tratando de no copiar lo que ya existe. Aproximadamente, ¿Cuántos juegos jugaste?No tantos como desearía, ni tan pocos como el común de la gente.  La realidad es que jugar cuando querés vivir de hacer juegos se torna muy difícil si no laburás de esto porque pasas mucho tiempo tratando de hacer cosas que te acerquen a esa industria.  Si tuviera que dar un número, podría decir que he jugado más de 70 juegos físicos y 200 digitales. ¿Cuál es tu aporte o tu rol dentro de los juegos de mesa?Como ludotecario trabajo con el concepto que conlleva el acto de jugar. Estoy buscando constantemente la forma de poder establecer una base que sea sólida bajo la idea de juego y su vínculo con la cultura.Como profesor de diseño de juegos, trato de que los alumnos se tomen la tarea con la seriedad que esta conlleva. A mi forma de ver, el diseño de juego podría tener un espacio específico dentro de una universidad o un instituto, pero al no existir industria fuerte, ni criterio y seriedad por parte de los que diseñan, sigue siendo un campo que se toma como cosa de chicos o inadaptados. El rol que yo ocupo en el diseño es el de quitar la idea naif del juego.Como diseñador trato de generar productos que tengan algo nuevo o distinto y que a su vez sea simple y fácil. Es bastante difícil porque uno siempre está influenciado por algo o termina utilizando cosas que ya existen, pero lo que importa es no negar la existencia de ese algo, sino mejorarlo y adaptarlo hasta lograr una identidad propia ¿Qué tipo de juegos son los que más disfrutás?Me gustan mucho los juegos tácticos/estratégicos. Creo que pasé gran parte de mi tiempo jugando esa clase de juegos. Igual disfruto de todo tipo de juego, inclusive aunque pierda. Es más, a veces disfruto más viendo como juega la gente que participando. ¿Cuáles son tus tres juegos favoritos?Si me permiten mechar con videojuegos serian X-COM, D&D 3.5 y Terra Mystica ¿Qué te parece importante en un juego de mesa?Antes que nada, criterio. Creo que cuando uno hace un juego para publicar, es importante preguntarse: ¿Es realmente muy bueno?, ¿Que aporta que otro no de?.Por otro lado, me parece muy importante que el producto final sea de una alta calidad, dentro de los costos razonables. Considero que el juego moderno entra en una categoría de producto en la que, si queremos que tenga valor, debemos reforzar en el total de sus componentes. ¿Algúna vez diseñaste algún juego?Varios.  El problema es que soy muy crítico de mis juegos y que no tengo mucho tiempo para dejarlos como desearía. ¿Alguna vez testeaste juegos ajenos?Creé un grupo, E.D.J. (Encuentro de Diseño de Juegos), que en principio tenía la idea de poder testear mis propios juegos, pero por cuestiones de tiempo, testeo más juegos de otros que los propios. ¿Qué consejo le darías a un diseñador que recién está comenzando?Leer lo que pueda sobre antropología, psicología y religiones. Entender de donde viene el juego y cuál es su espacio hoy en día.  Jugar mucho, porque permite crear nuevas cosas, pero observar el mundo y ser curioso es lo que más ayuda a la inspiración y a la novedad. Frustrarse y perseverar, porque es un camino muy difícil. ¿Qué opinás de la industria nacional?La industria nacional es algo que se está formando. Es cierto que tenemos publishers, pero en los últimos 35 años venimos viendo los mismos productos de ellos. Recientemente están empezando a arriesgar un poco más. Igualmente hay que entender que Argentina siempre tuvo una perspectiva binaria en la cual los juegos son para chicos y los deportes son para grandes. Eso es parte de nuestra perspectiva cultural, por lo tanto a veces la industria no toma riesgos para no perjudicar su negocio.  Recientemente, el juego está empezando a ser visto con nuevos ojos, esperemos que esto permita florecer de a poco esta industria tan linda y que aumente la pasión por crear cosas nuevas. Si pudieras enviarle un mensaje a todas las editoriales de juegos de mesa nacionales, ¿Qué les dirías?Me gustaría que les den chances a nuevos diseñadores pero que apliquen criterio. Mi idea es que la editorial debe ser una guía para el que diseña. Creo que tenemos que encontrar nuestro propio camino, pero estudiar cómo se publican los mangas japoneses y los juegos europeos puede guiarnos a encontrar nuestra forma editorial. Hay que buscar una manera de poder proteger los derechos intelectuales del diseñador, para que se vea más motivado a crear.¿Por qué son importantes para la industria nacional los premios Alfonso X?Porque Europa nos queda lejos, y por algún lado hay que empezar. Espero que el concurso sea una forma de acercar a diseñadores y publisher para que empecemos a dar pequeños pasos que en algún momento nos unan al mundo de los juegos. Quien sabe, tal vez algun dia encontremos nuestro propia forma de hacer juegos.