5 Centimeters Per Second (2007): Una oda a la tristeza

Por Rodrigo Yoel Serra Cine y series

En esta ocasión les voy a hablar de otra película de Makoto Shinkai, el director de Your Name (2016), película de la que les hable hace tan solo unos meses. Mas que analizar la película, en esta ocasión les quiero hablar de lo que sentí al verla y de lo que sigo sintiendo cada vez que la veo.

Takaki y Akari en 5 Centimeters Per Second

Esta es una de esas películas que, según mi opinión, lo marcan emocionalmente a uno. La historia es bastante simple, lo bueno es como esta contada. El personaje principal es Takaki Tōno un joven que debido al trabajo de sus padres se tiene que mudar constantemente de ciudad, por lo que se cambia frecuentemente de colegio. Durante su residencia en Tokyo al colegio que él asiste ingresa una joven llamada Akari Shinohara. Allí se hacen mejores amigos ya que tienen muchas cosas en común, pero, pasa el tiempo y cuando terminan primaria, Akari se tiene que mudar, cosa que los afecta enormemente a ambos. Esto que acaban de leer ocurre en los primeros minutos de película y acá es donde comienza todo, se podría decir que la historia, tanto la de Takaki como la de Akari, sobre su distancia empieza aquí. No voy a meterme mucho en lo que ocurre en la película ya que no quiero spoilear nada (ya que mi real motivo al escribir esta nota es incitarlos a verla), pero algún que otro dato menor voy a aportar para que puedan entender de lo que hablo, sin más dilación comenzamos.

La historia de esta se divide en tres partes, que nos irán mostrando el crecimiento de cada uno de los personajes, pero no de la forma en la que creímos que pasaría, cada una de estas partes es más desgarradora que la otra. Al ir viéndola y adentrarte mas y mas en la historia llegas a sentir las emociones de los personajes a flor de piel, lo que te hace recordar que existieron muchos, y probablemente vuelvan a existir, momentos en los que nos sentimos igual que ellos, devastados, tristes, deprimidos, etc. El guion sabe muy bien cómo hacernos sentir lo mismo que los personajes, nos lleva de la mano por un camino triste, pero a la vez satisfactorio, haciéndonos entender que en la vida no todo es perfecto y situaciones así se pueden dar con mucha facilidad. De ahí viene que el director de la película allá querido dejar ese final, que no hace mas que agarrarte, darte vuelta por completo y exprimirte hasta que la última gota de agua caiga de tus colorados ojos. El film es tan hermosamente triste que no importa como te haga sentir, vas a disfrutar verlo mas de una vez como yo lo hice y lo sigo haciendo.

Dibujo, Animación y Soundtrack

En esta ocasión hare este apartado en conjunto ya que al ser otra película de Makoto Shinkai todo lo que puedo decir sobre estos campos ya está todo más que dicho en la nota sobre Your Name (2016) que hice tiempo atrás, por lo que aquí tratare de ser lo más breve posible.

Como es de esperarse el dibujo y la animación es uno de los mejores apartados de la película, teniendo secuencias y planos que en algunas ocasiones nos hacen pensar que estamos viendo una película real y no una de animación. Para no extenderme mas y como dije en la nota sobre Your Name, se van a quedar con la boca abierta de la calidad tan magnifica de los escenarios de esta película y de su apartado artístico, llegando al punto de maravillarse con cada detalle por pequeño que sea.

Takaki  y Sumita en 5 Centimeters Per Second

Akari en 5 Centimeters Per Second

Soundtrack es magnífico, es una mezcla perfecta entre tristeza y felicidad, saben musicalizar cada momento para hacernos sentir mas tristes o en cambio, más animados, si la situación lo amerita. Acá les voy a dejar unas piezas de Soundtrack para que lo logren apreciar, pero esta vez no les voy a poner la canción, que según mi opinión es la mejor, sino que otra ya que creo que esa vale la pena escucharla al ver la película.

Me disculpo si la nota me quedo algo corta, y no hablo mucho sobre la trama de la película, pero fue porque no les quiero dar más información porque siento que van a ser spoilers (ya que la película peca de ser bastante corta), y vale muchísimo la pena verla sin saber que va a pasar. Aquí me despido, pero no sin antes citar una de las mejores frases de la película, que sin lugar a dudas nos hace recordar a uno de los mejores momentos de nuestras vidas: La infancia.

“Ayer, tuve un sueño. Un sueño de hace mucho tiempo. En ese sueño, aun teníamos trece años… Estábamos parados en una enorme pradera, cubierta de nieve hasta donde se alcanzaba a ver. En la distancia, las luces titilantes de las casas lejanas. Todo lo que quedaba en la nieve recién caída eran nuestras pisadas. Así nada más… deseamos, sin dudar, que un día… los dos pudiéramos… ver los pétalos de cerezo juntos otra vez.” - Takaki y Akari.