StarCraft Remastered: Los viejos vinagres

StarCraft Remastered: Los viejos vinagres

“You want a piece of me, boy?”

Ficha técnica

Género:  RTS
Plataformas:  PC (Windows, MacOS)
Desarrollador:  Blizzard Entertainment
Distribuidor:  Blizzard Entertainment
Fecha de salida:  14/8/2017 (original del 31/3/1998)
Precio:  $15 USD (o $150 ARS porque Blizzard <3)
Sitio:  https://starcraft.com/

 

El retorno del rey

StarCraft es, sin lugar a dudas, el RTS (Real Time Strategy, o Estrategia en Tiempo Real) por excelencia. Si bien es cierto que por nuestras costas la pegó más el queridísimo Age of Empires II (AoE 2, para los amigos), a nivel global, el StarCraft siempre lideró en los RTS. A día de hoy, 19 años después de su lanzamiento, sigue siendo el RTS más jugado a nivel competitivo y eSports, con una comunidad tan activa como feroz, incluso más que su excelente secuela.

¿Qué lo hace tan bueno?

A diferencia de otros RTS, como el susodicho AoE, donde el juego te brinda múltiples clases para elegir, con pequeñas diferencias entre ellas (algunos stats, algunas unidades y tecnologías), el StarCraft se limita a 3 clases ultra diferenciadas (Terran, Zerg y Protoss). Acá, las diferencias no se limitan solo a lo cosmético, a las unidades o a las tecnologías; el juego se controla radicalmente diferente con cada una de las clases, cambiando las propias mecánicas base. Básicamente, jugar con cada clase es como jugar un juego distinto. Sin embargo, el StarCraft está perfectamente balanceado, y cada clase cumple un rol fundamental en la dinámica de la partida dependiendo del momento. Sazonemoslo con una historia excelente y muy bien desarrollada (algo no muy común en el género), un apartado sonoro-visual a la altura, editor de niveles, un par de chiches más y maravillense.

¿Qué cambió en el remaster?

El principal punto de venta son los nuevos gráficos en resolución Ultra HD (4K), diseñados por los artistas originales. No hay mejor palabra para describirlos que HERMOSOS. El nivel de detalle roza lo enfermizo, y, a simple vista, cuesta distinguirlos de modelos 3D modernos. StarCraft jamás se vio tan hermoso.

Agregado a esto, tenemos el apartado sonoro (que fue completamente regrabado), algunos efectos gráficos añadidos, la posibilidad de hacer zoom en los mapas (algo inservible más que para apreciar el detalle de los sprites), la opción de volver a los gráficos originales, menús y personajes rehechos (dejados más a tono con la secuela), y alguna chuchería más.

Fuera de lo cosmético, el cambio más importante es el añadido de un sistema de MatchMaking en el multijugador, así como una ladder de ranking global y sistema de ELO. Básicamente, por cada partida que ganemos o perdamos vamos a ganar o perder puntos de ELO, lo cual afectará nuestra posición en el ranking. El sistema de MatchMaking se encarga de buscar oponentes similares a nuestra posición del ranking para equilibrar un poco a los nuevos jugadores con los que ya llevan casi dos décadas de experiencia. Lamentablemente, aún no hay servidores oficiales en latinoamérica. Sin embargo, es menester decir que jugando en servidores US de la Costa Este, y aún con una conexión paupérrima, no tuve ningún problema de lag durante las partidas. La compensación de lag es maravillosa.

¿Qué NO cambió?

Todo el resto, para bien y para mal.

La comunidad veterana jamás hubiese aceptado que se modifiquen aspectos que afecten directamente a la jugabilidad, y el remaster apela a ellos, no a los novicios. Ergo, persisten algunos problemas del juego original, como el HORRIBLE pathfinding de algunas unidades (léase por pathfinding un algoritmo que busca el camino más corto entre A y B), especialmente algunas como los Dragoon o el Goliath. También, al igual que el original, el juego no permite seleccionar más que 12 unidades simultaneamente, asi que preparense para mucho micro managing. Old school, baby.

Además de esto, persisten problemas de índole cosmética. El juego ahora se refresca a 60 fps (o más), pero las unidades se siguen moviendo a 7-15 fps, dando la sensación de un movimiento tosco, que contrasta mucho con los nuevos gráficos. Y por último, el remaster “da” la opción de poner iluminación en tiempo real. “Da” entre comillas, porque pide 2.2 gb de video, o no te deja siquiera seleccionar la opción. Está bien que mi GTX 660 esté viejita, pero puede correr el GTA V sin problemas, no debería tener estos inconvenientes en un juego de hace 19 años remasterizado. Esa optimización si se puede ver.

En conclusión… (TL;DR)

El juego es la maravilla que era hace 19 años, y eso, por suerte, sigue intacto (aunque esto pueda ser motivo de queja para los jugadores más novatos o menos competitivos). Más allá de alguna molestia técnica, el juego se ve completamente hermoso, el sistema de MatchMaking funciona perfecto, y prácticamente todo anda como debería.

¿Vale la pena? Si te interesa jugar multijugador, es un SÍ absoluto. Si sos amante del original, los gráficos te van a deslumbrar. Si sos fanático de los RTS, también. Ahora, si lo que queres es ver que onda o si lo queres jugar solo por la historia… la respuesta es “puede ser”. Es necesario decirles que, a modo de celebración por la salida del Remaster, Blizzard puso gratuito el StarCraft Anthology (es decir, el 1 y su expansión Brood War), así que, si quieren ver si les copa el juego, pueden darle una oportunidad por ese lado. Yo, por mi parte, me voy a jugar una partidit—¿ZERG RUSH DE VUELTA? ¡NOOO!

2

Músico. Programador y diseñador de videojuegos. Escritor. Detestador registrado de la palabra “gamer”. Independiente, tratando de no morir de hambre. Abarca mucho y aprieta poco. Amante de todas las artes en su tiempo libre.
Quizá paranoico, pero. No. Un. Androide.

1 Comment

  1. witty
    witty 4 meses ago

    Cuánto amor!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

A %d blogueros les gusta esto: